InicioReseñasCómicsEn tierra peligrosa

En tierra peligrosa

Un segundo volumen en el que concluyen las trepidantes aventuras creadas para la mítica revista Relatos Salvajes.

Todos los que somos lectores habituales de los cómics publicados por la editorial Marvel conocemos al dedillo los diferentes emplazamientos donde se desarrollan las tramas protagonizadas por sus superhéroes: Manhattan, Wakanda, Latveria, el espacio exterior… Y uno de estos lugares, que no todos han visitado y nos traslada, como si nos subiéramos a una máquina del tiempo, a un paraje igualmente hermoso y letal, en el que el reloj se detuvo hace mucho.

Me refiero, como ya podéis imaginar, a la Tierra Salvaje.

Y en ella se desarrollan las aventuras de su habitante más célebre, que aunque ostenta el rimbombante título de lord, prefiere utilizar sus puños y puñal cuando ha de dirimir en un posible enfrentamiento, o dejarle el trabajo sucio a su “hermano del alma”, el feroz tigre de dientes de sable, Zabú.

Perdido, abandonado tras un terrible accidente aéreo, Kevin Plunder se forjó a sí mismo a base de supervivencia extrema en una tierra ignota que nunca le ha puesto las cosas fáciles.

Así que volvamos a trasladarnos a este emplazamiento para disfrutar del contenido de esta revista, que gracias a su material dirigido a adultos, pudo librarse del yugo del Comic Code, por lo que vamos a ser testigos de momentos violentos (nada que nos haga cerrar los ojos, por supuesto) aderezados de vez en cuando por una pizca de inocente erotismo.

Pues bien, en “La siniestra isla de la perdición”, tras una de esas habituales peleas con un monstruoso dinosaurio a las que Ka-Zar está tan habituado, se encuentra con una damisela en apuros, a la que salvará del terrible ataque de unos seres alados.

Se trata de la bella y sugerente Omell, reina de una cercana isla, hacia la que, tras un intermedio sensual, se dirigirán, sin sospechar el protagonista que va a caer en una terrible trampa, en la que se encontrará solo y va a darse cuenta de que nada es lo que parece en este relato… Menos mal que Zabú está siempre ahí, presto a acudir en su rescate.

En “¡Requiem por un hombre atormentado”, el camino del protagonista se cruzará con el de un extraño, alguien que no pertenece a aquellas tierras y que va a tener un papel principal a la hora de salvarle a él y a un desprotegido pueblo ante el ataque de unos beligerantes bárbaros.

Como os decía antes, la Tierra Salvaje es igualmente peligrosa que maravillosa, y así se demuestra al principio de “Merodeador en la Jaula del tiempo”, en la que Ka-Zar descubre un animal al que siempre se ha definido como mitológico, pero que el arte de la ficción hace que viva en este lugar: Un unicornio.

Como podréis suponer, los peligros que acechan al animal son múltiples, y no solamente a causa de otras bestias salvajes.  Tongah, miembro de una tribu amiga del protagonista, acude en su ayuda ya que su pareja ha sido raptada por unos exploradores, en concreto por uno de ellos que, además de ser un villano posee un arma implantada en su cuerpo que lo convierte en un letal oponente.

¡Pero no os acomodéis en vuestro sillón preferido!, ya que vamos a viajar a otros parajes de la mano de Shanna La Diablesa, esa atractiva mujer que, como ya todos sabemos, con el paso de los años se va a convertir en la pareja de Kevin Plunder y madre de su hijo.

Pues bien, sus peripecias comienzan en La India, concretamente en la selva de Bengala, persiguiendo el culto dirigido por el malvado y escurridizo Raga-Shah, un tipo que le va a poner las cosas muy difíciles a la rubia heroína, haciéndonos testigos que cómo en poco tiempo va a perder a varios de sus seres más queridos, lo que hará que la búsqueda de este tipo se convierta ya en algo totalmente personal. Podremos disfrutar de estas aventuras en sendas historias tituladas “!Las doradas bestias de sangre de Daka-Jur!” y “Purga de sangre”, que la llevará al Himalaya.

Y como cierre a este magnífico volumen, una historia titulada ¡Intruso!, en la que, como su propio título indica, su protagonista no es para nada un héroe, sino un ex mercenario, un tipo sin escrúpulos que da con sus huesos en la Tierra Salvaje y se va a ir convirtiendo, poco a poco, en lo más parecido a un animal, perdiendo cualquier atisbo de humanidad en el camino.

El relato, escrito por Archie Goodwin, viene dibujado por el grandioso Russ Heath, que realiza las labores de dibujante y entintador, con un resultado espectacular.

Junto a él, en el resto de las historias contenidas en este volumen encontramos, además de a Goodwin, a Gerry Conway, Carla Conway y Doug Moench como guionistas y, en el apartado gráfico al filipino Steve Gan, a Heath y a Ross Andru, junto a los misteriosos La Tribu.

Por si esto no fuera poco, el tomo se completa con dos artículos super interesantes sobre Ka-Zar y las revistas Marvel, además de las biografías de los autores, las coloridas portadas originales, etc.

¡Calzaos el taparrabos, sujetad con fuerza el puñal y preparaos para internaros en un lugar en el que la sorpresa y el peligro aguardan tras un inocente matorral!

Biblioteca Relatos Salvajes nº2

VV.AA.

Tapa dura

B/N y Color

160 págs.

18 euros

Panini Cómics

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos artículos

Línea Cinética