InicioReseñasCómicsLas Crónicas Vampíricas

Las Crónicas Vampíricas

Continúan las peripecias del singular conde transilvano, que se enfrentará a viejos y nuevos enemigos.

En este tercer volumen vamos a ser testigos de cómo el espectro de enemigos de Drácula va creciendo: En primer lugar, su camino se cruzará en forma de crossover (ilustrado en su segunda parte por Mike Ploog) con el de un Jack Russell que regresa a su Transilvania de origen buscando respuestas a su estado actual como licántropo.

Pero antes de continuar, me gustaría hacer una pequeña parada y relataros una experiencia personal que tuve con el hombre-lobo marvelita. Veréis, desde siempre me han apasionado los cómics de género terrorífico. Pues bien, en un mercadillo conseguí hace ya muchos años, un numero de la colección Werewolf by Night, concretamente el 35 USA, pero la edición de la mítica editorial Vértice.

Os puesto prometer que el contenido de este cómic hizo que mis jóvenes noches se poblaran de pesadillas. La historia llevaba a Jack junto a un grupo de lo paranormal a visitar la mansión Carcosa, y allí las más horribles pesadillas les acosarían, en un remedo de la novela de Richard Matheson, La casa infernal…

Bueno, una vez dejada esta porción de mis recuerdos más púberes, continuemos con las peripecias del Conde, que se va a enfrentar, obviamente, al licántropo, que cuenta con la ayuda de su novia Topaz, cuyos poderes van a servirle de mucho en su lucha con el vampiro.

Mientras, dos viejos conocidos de la colección, Frank Drake y Rachel Van Helsing regresan a donde todo empezó con la intención de dar caza al malvado aristócrata, y sus caminos se cruzarán con un misterioso volumen que retrata el origen de la maldición que azota a la familia de Jack, y adivinad quién tiene un papel muy importante en sus páginas.

Sin querer desvelaros más, decir que el vampiro termina herido, falto de fuerzas, en medio de los alpes transilvanos, junto a una de sus mayores enemigas, Rachel. Allí veremos cómo aún queda algo de humanidad en el muerto corazón de Drácula, que salva en varias ocasiones a la muchacha. Lo que ellos no saben es que en unos laboratorios secretos, un nuevo enemigo, el Dr. Sol, realiza unos macabros experimentos…

En paralelo, seremos testigos de un tenso momento. Quincy Harker agarra una estaca con la que va a atravesar el pecho de un vampirizado Blade. ¿Logrará hacerlo?

La persecución en la nieve continúa, dejando al Conde exhausto, y cuando abre los ojos ve que se encuentra inmovilizado y rodeado de extraños. ¿Todos? ¡No! Una vieja y conocida cara surgirá en el laboratorio del Dr. Sol, que pretende drenar de su poder a Drácula.

En este volumen también se tratan temas importantes, lacras de esta sociedad en la que vivimos, como el maltrato a la mujer. Drácula, en su peregrinar, llegará al pueblo de Kamenka, donde conocerá a un igual, el chupasangre llamado Gorwa, un tipo que cuando era humano maltrató a su esposa, Petra, a la que aún sigue persiguiendo… Con él tendrá algo más que palabras.

Y otro de los grandes momentos que presenciaremos será la llegada a la colección de la hija del Conde, Lilith, que casi eclipsa a su padre en maldad, y que supondrá una letal amenaza para algún miembro del grupo de cazadores de vampiros que persigue sin descanso a su progenitor.

Mientras, ya de regreso a tierras británicas, el Conde necesita un lugar donde residir cuando el sol está en lo alto del cielo. Uno de sus esclavos, Lord Henry, le señala un viejo castillo donde reside la atormentada joven Shiela, que revive noche tras noche la misma pesadilla. Un mal sueño del que solo podrá defenderla el vampiro.

Y para finalizar, una peculiar historia en la que los protagonistas son el inspector Chelm y la agente Kate Fraser, que se van a dar de bruces con una oscura presencia que amenaza al pueblecito de Rutherton. Y claro, como no podía ser de otra manera, Drácula tendrá un papel importante en esta terrorífica trama surgida de la imaginación de un joven guionista llamado Chris Claremont, que junto a Don Heck, sustituyó a la pareja de autores oficiales, Marv Wolfman y Gene Colan, en la segunda entrega del especial Giant Size Dracula.

El sangriento peregrinar de Drácula continúa… ¿Podrán sus perseguidores darle caza por fin?

Biblioteca Drácula. La Tumba de Drácula 3.

Guion: Marv Wolfman, Chris Claremont

Dibujo: Gene Colan, Mike Ploog, Don Heck

Tapa dura

Color

200 págs.

15,00 euros

Panini Cómics

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos artículos

Línea Cinética