InicioReseñasCómicsRecuerdos de un campamento

Recuerdos de un campamento

Ana Oncina, una de las autoras de cómic más leídas en nuestro país, se sumerge en el formato manga para narrarnos su nueva propuesta, Just friends.

Y lo hace conociendo el medio, jugando con las onomatopeyas que pueden llegar a convertirse en un recurso visual más a la hora de narrar y dotando a sus personajes, en ciertas ocasiones, de unos gestos propios del manga más japonés.

Pero vamos a lo interesante, la trama de esta historia, un largo flashback en el que vamos a conocer a la joven Erica, que todo le apetece en este mundo menos tener que ir al campamento al que le ha apuntado su madre, por mucho que esta se afane en pintárselo de la mejor manera (“harás amigos”, “te lo vas a pasar muy bien”…).

Esta chica, solitaria, sin amigos en el instituto, a la que todos y todas ven como una friqui que se pasa las horas sumergida en las páginas de sus cuadernos de dibujo sin, aparentemente, prestar atención al mundo que la rodea.

Es por ello que la llegada al lugar del campamento no va a ser de lo más halagüeña, ya que incluso tendrá que compartir espacio en su tienda con una de las compañera de clase, Celia, con la que no se lleva especialmente bien (más tarde conoceremos lo ocurrido entre ellas).

Pero de pronto algo va  suceder, un hecho que cambiará el semblante de la seria protagonista. Y es que conocerá a Emi, una chavala de pelo ensortijado y vital, que va a poner todo su empeño en que Erika se lo pase bien en esa semana en la que van a compartir largas y extenuantes caminatas, baños en la playa, fiestas a la luz de la luna…

Y claro, como no podía ser de otra manera, el componente masculino hace su aparición. Y es que, este tipo de lugares, experiencias, se convierten en el perfecto caldo de cultivo para que nazcan noviazgos, algunos efímeros, y otros que pueden transformarse en sólidas relaciones.

Luka y David son dos primos. El primero se acercará a la, en un principio, huidiza y tímida Erika, a la que poco a poco irá acompañando en más de una situación, ganándose su confianza.

Por otro lado, David, el guaperas deportista parece haber conquistado desde el primer momento a la pizpireta Emi, con que va a compartir muchos momentos y risas.

Todo podía haber seguido así si no hubiera sido por una noche en la que, tras haber consumido una gran cantidad de alcohol, algo ocurrirá, un hecho que cambie totalmente el relato y nos muestre que los sentimientos, una vez afloran, son imposibles de frenar.

Como os decía al principio, toda esta historia es un largo flashback, que Erika y Emi, pasados los años, van a rememorar sentadas una frente a otra en la mesa de un bar. Una historia que ha tenido diversos “continuarás”, como podremos comprobar, y cuyo desenlace seguro que va a sorprender a más de uno.

Ana Oncina demuestra que, además de las cotidianas y divertidas peripecias diarias de sus personajes más exitosos, Croqueta y Empanadilla, tiene otras historias que narrar. Y lo hace de una manera muy sutil, dejando caer detalles en diversos momentos del relato que nos dan pistas sobre ciertos hechos ocurridos que, una vez, conocidos, nos ofrecen un mejor y completo retrato de sus personajes protagonistas.

Después de las historia cortas Neko Girl y Mangaka para la revista Planeta Manga, Oncina se adapta a la perfección al formato largo, obra con la que le vaticino un éxito más en su carrera como autora de cómics.

Just friends

Autora: Ana Oncina

Tapa blanda

Blanco y negro

208 págs.

12,95 euros

Planeta Cómic

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos artículos

Línea Cinética