InicioReseñasCómics¿El "FIN" de los mutantes?

¿El «FIN» de los mutantes?

No hay muro infranqueable, ni columna que no se pueda tumbar…  Igualmente sucedió con una colección que ahora podemos definir como mítica y también fue cancelada.

Los años sesenta llegaban a su fin, la editorial Marvel recogía los frutos del talento de los creadores que habían delineado un universo poblado de pintorescos superhéroes. Y entre ellos, los misteriosos mutantes, comandados por el profesor Charles Xavier, se habían enfrentado a multitud de amenazas. Muchas de ellas incluso contra seres que compartían sus mismas cualidades, pertenecientes a esa nueva categoría denominada Homo Superior.

Estoy seguro que los que en estos momentos disfrutáis de la absorbente trama creada por el guionista Jonathan Hickman dudaríais sobre el absoluto éxito de estos personajes en sus diferentes encarnaciones desde los albores de su creación.

Nada más lejos de la realidad. Invasiones extraterrestres, seres ultra poderosos… La Patrulla-X hizo frente a estas y mil amenazas más, pero poco pudieron hacer frente a los deseos (que eran órdenes) del jefazo absoluto de la Marvel en aquellos tiempos, Martin Goodman, que sin pensárselo dos veces, decretó la cancelación de la serie regular protagonizada por los pupilos de Xavier…

Y sí, es verdad que las ventas de ésta habían caído estrepitosamente, pero el esfuerzo que se realizó por mejorarla fue épico. Y se hizo contratando a uno de los mejores dibujantes que ha existido, y existe, en el mundo del comic-book norteamericano.

Me refiero, claro está, a Neal Adams, que llegó como una potente bocanada de aire fresco, haciendo que los lectores babearan ante sus espectaculares, y revolucionarias, composiciones de página, con aquellos escorzos que se salían de las viñetas.

Y al frente de los guiones, el heredero del chispeante estilo de Stan Lee, Roy Thomas, que junto a Adams nos va a llevar en un viaje sin descanso que comienza con el rapto de Alex, el hermano de Scott Summers, Cíclope, por parte de un villano cuyo rimbombante nombre era El Faraón Viviente.

Poco podían pensar el maloso que iba a ser la causa que diera rienda suelta a los poderes del joven, que ya en Egipto, junto al resto del grupo, le harían morder el polvo (o mejor dicho, la arena del desierto).

Pero claro, si algo caracteriza a los villanos de este universo es su cabezonería, ya que vuelven, una y otra vez. En este caso bajo una nueva encarnación, como El Monolito Viviente (no se calentó mucho la cabeza con el nombre, ¿verdad?)…

La aparición de la chica de los pelos verdes, Lorna Dane, alias, Polaris, hará que el grupo se divida, lo que acarreará más de un dolor de cabeza a los jóvenes, ya que en los Estados Unidos, una campaña de odio comandada por Larry Trask, hijo del creador de los letales Centinelas, dará pie a los siguientes episodios de la serie, donde los mutantes las van a pasar bastante canutas, llegando a formar parte de la particular “colección” de Trask, que junta tanto a héroes como a villanos. Léase Mercurio, La Bruja Escarlata y ¿Magneto?…

Obviamente, no voy a reventaros el final de esta aventura, ni de la siguiente, que los enfrenta al malvado doctor Lykos y su mortifero alter ego, Sauron (ay, Tolkien daría algún bote en su tumba) y de ahí a la misteriosa, y muy peligrosa, Tierra Salvaje, donde con la ayuda del rubiales de Ka-Zar le van a plantar cara a un tipo que una vez se ponga cierto casco os va a sonar a todos.

Y así, peripecias a go-go, aventura a raudales, páginas que han quedado como clásicas, incluso un último número, el 66, dibujado nada más y nada menos que por Sal Buscema… Pero nada, no sirvió para cambiar los pensamientos de Goodman, así que la colección terminó aquí.

Pero, ¿sería esta la última vez que veríamos a los mutantes? ¿El fin de Cíclope, La Chica Maravillosa, La Bestia, El Hombre de Hielo y El Ángel?

Los que compréis este nuevo tomo Omnigold tendréis la respuesta a estas preguntas en forma de historias, ya que como os comentaba al principio, uno de los principales detalles que ha convertido a La Casa de las Ideas en lo que es, es precisamente el haber conseguido la sensación de universo compartido por todos sus personajes.

Así veréis como el destino de estos personajes se cruza, por ejemplo, con el del titán verde, Hulk; además de saber qué le ocurrió a Hank MacCoy el día que se le ocurrió abandonar la formación, hecho que le va a marcar (¡y de qué manera!) durante el resto de sus días. ¿Y qué me decís de ese encuentro entre un Peter Parker enfermo y La Patrulla-X, que se enfrentará a Morbius? ¡Por no decir lo que ocurrirá cuando fuego y hielo se unan contra Equinoccio, el Hombre Termodinámico!

Un buen puñado de historias firmadas por los mejores talentos del momento (Arnold Drake, Dennis O´Neill, Archie Goordwin, Gerry Conway, Steve Englehart, Len Wein, Gary Friedrich, Linda Fite, Don Heck, Werner Roth, Herb Trimpe, Tom Sutton, Gil Kane, Bob Brown, Marie Severin, Jim Starlin, George Tuska); textos que nos explican y desvelan mil y una curiosidades y una sección de extras que hará que vuestras mandíbulas cuelguen sin control, repleta de páginas inéditas, portadas, diseños para cromos, etc, etc…

¿Qué mejor contenido para la que fue la despedida de los mutantes, la Patrulla-X del universo Marvel?

Menos mal que la cosa no duró demasiado. Pero esa, como ya sabéis, es otra historia…

Marvel Gold. La Patrulla-X Original 3: ¡Los Centinelas viven!

VV.AA.

Cartoné

656 págs.

44.95 euros

Panini Cómics

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos artículos

Línea Cinética