InicioReseñasLos vampiros también lloran

Los vampiros también lloran

En una fracción de segundo, la felicidad que ha alcanzado Drácula puede venirse abajo como un inestable castillo de naipes.

Este octavo volumen correspondiente a la colección que reúne las aventuras y desventuras del Conde transilvano se abre con una historia llena de felicidad, vampíricamente hablando, claro.

Y es que, en la noche de Navidad, rememorando a la familia más famosa de todos los tiempos, Domini y Drácula verán como su hijo nace, un bebé de piel dorada al que bautizarán como Janus y que se convertirá en la futura esperanza del legado del sangriento noble.

Más este hecho despierta el odio y la desconfianza de alguien que hasta ahora se ha mostrado solícito y servil. Hablo, claro está, del supuesto líder de la satánica Iglesia Negra, grupo que ha caído bajo el hechizo de Drácula, apartando a Anton Lupeski hacia las sombras, convertido en un mero peón que, cuando ve comprometida su posición, elaborará un malvado plan para derrocar a su amo…

Pero antes de que el arco argumental más dramático contenido en esta colección estalle, nos deleitaremos con la desbordada imaginación de Harold H. Harold, escritor de novelitas de terror, como la última en la que está enfrascado, La conspiración del vampiro, y que le tiene a él mismo como rudo protagonista. Temido por los chupasangre y deseado por la bella Aurora, que bebe los vientos por el juntaletras. En la ficción más absoluta, claro.

A continuación conoceremos a Gideon Smith, un hombre que puede pasar por absolutamente normal si no fuera porque lleva caminado entre nosotros desde hace cientos de años. Él es un inmortal, un ser que tan solo podrá descansar cuando entregue su sangre, y vida, a cierto vampiro que, como ya podéis suponer, no es otro que el que da nombre a esta cabecera.

Este paréntesis argumental finaliza con una aventura en solitario del cazavampiros más famoso del Universo Marvel, Blade. Tras haber borrado del mapa al malvado Deacon Frost, Blade no sabe cuál será su futuro más próximo, y así se lo comunica a la atractiva Safron, su novia.

Pero hete aquí que del pasado aparece Musenda, un antiguo colega al que deberá ayudar, ya que su mujer tiene todos los síntomas propios del vampirismo, pero al revés: Monstruo de día y humana cuando cae el sol…

Y ahora sí, los creadores de esta colección, Marv Wolfman, Gene Colan y Tom Palmer nos tienen reservada una butaca en primera fila para disfrutar de este drama que se cierne sobre las cabezas de Drácula y su esposa, Domini. Treinta balas de plata serán las mensajeras del odio de Lupeski hacia él y, junto al grupo de cazavampiros formado por Rachel Van Helsing, Frank Drake y Quincy Harker, le harán frente en medio de una cena que terminará de la peor manera, sumiendo al Conde en la locura.

El odio y el dolor le consumirán cuando convoque a los elementos, que golpearán como un martillo a la ciudad de Boston, que no sabe todavía que éste es tan solo el principio de esta historia, ya que Drácula tendrá que enfrentarse, con dolor, a su mayor enemigo…

Este octavo tomo de la colección se cierra con un extenso artículo firmado por Toni Guiral, uno de los teóricos que más saben sobre tebeos en nuestro país, y lo constata narrándonos el camino que Drácula siguió a los largo de varias publicaciones españolas.

¡Agarraos fuerte, porque el final del camino se aproxima, y las emociones serán fuertes e inesperadas!

Biblioteca Drácula: La Tumba de Drácula 10

Guion: Marv Wolfman

Dibujo: Gene Colan, Tom Palmer

Tapa dura

Color

176 págs.

15 euros

Panini Cómics

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos artículos

Línea Cinética